Aveces nuestras oraciones no son formadas por nuestras palabras sino lagrimas. Pero puedes confiar que Dios las entiende todas.


logo aloneEscritora De Corazón